Reseña: Concierto de Sting 57th & 9th en Puerto Rico

Por: Felix de Jesus   Foto: Fernando Reyes / Peter Amador

Foto-de-Felix-De-Jesus3

El Coliseo de Puerto Rico fue iluminado la noche del jueves por una de las leyendas más grandes del rock y ese fue Gordon Matthew Thomas Sumner mejor conocido como Sting, esta fue la quinta presentación de Sting, en Puerto Rico, anteriormente estuvo en la isla en 1985 en el Estadio Hiram Bithorn, en 1993 y 2001 en el Coliseo Roberto Clemente y en el 2007 en el Coliseo de Puerto Rico., esta vez promocionando su último álbum, “57th & 9th”

El artista hizo su aparición después de que su hijo Joe Sumner y The Last Bandoleros abrieran su presentación. Cuando Sting subió al escenario, de repente miles de teléfonos celulares y cámaras subieron por encima de las cabezas. Los cantos y los gritos se comenzaron con la apertura instrumental de “Synchronicity II” de The Police (antigua banda de Sting), y la multitud fue absorbida inmediatamente por lo que estaba sucediendo en el escenario.

Con la multitud ya preparada en espera de las canciones más antiguas por The Police, Sting comenzó a tocando seis de las 10 canciones de su más reciente álbum.

Foto-de-Felix-De-Jesus
Sting no sólo utilizó a la audiencia para alimentar la energía en el escenario, sino que también jugó con la energía de sus compañeros de banda. En la segunda canción de la noche, “Spirits in the Material World”, Sting envió la energía a Rufus Miller, quien encabezó un solo de guitarra siguiendo el coro. Siguiendo a Rufus continuó su padre, Dominic, en el coro siguiente, que tenía su propio solo de guitarra. La energía continuó rebotando entre Sting y los compañeros de banda durante la totalidad del concierto.

sting 3

Foto: Peter Amador

Múltiples veces durante el concierto, la iluminación mejoró el rendimiento en el escenario. La elección del color no sólo coincidió con la letra – las luces rojas durante “Roxanne” fueron una elección reveladora – pero la secuencia de tambores también coincidió perfectamente en las letras de, “Now don’t you worry your pretty little petrol head / Pretty little petrol head”, una de las canciones del nuevo álbum “57th & 9th”.  En “Message in a Bottle”, las luces blancas del escenario giraron hacia la audiencia para conseguir que aplaudieran junto con el ritmo.

Foto-de-Felix-De-Jesus-2
Sting es un artista verdaderamente dotado. Sus canciones en vivo coincidían, e incluso a veces superaban, la calidad de sonido de sus grabaciones en el estudio. Él activamente involucró al público, aplaudiendo y cantando a lo largo de sus canciones. Y tenía gente, joven y no tan joven, bailando durante todo el concierto. Estas características ponen a los artistas en otro nivel. Sting no es simplemente un intérprete que viene a montar un espectáculo. Más bien, es un artista que llega para crear arte en el escenario.

Revive parte de la historia que sucedió anoche en el concierto de Sting, sin duda uno de los mejores.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s